Jornadas Cuatripartitas de Responsabilidad Social Empresaria

Consenso y Compromiso Evolutivo desde PYMES, Trabajadores, ONG´s, Estado

 

Exposición de Sergio Souto

Buenas tardes, mi nombre es Sergio Souto, soy de la Comisión Directiva de FOETRA Sindicato de los Trabajadores Telefónicos. Creo importante señalar, cuando uno ve una cantidad de situaciones cotidianamente, es muy difícil calificar como positiva la responsabilidad empresaria. Toda realidad de cada trabajador día a día, va indicando que cada cosa que tiene algún tipo de carácter social, es arrancada, con todas las letras, por parte de los trabajadores hacia esas empresas, y termina siendo en realidad una conquista de los trabajadores, cualquier (...) de algo social. Nosotros lo vemos diariamente, y como decía recién el compañero, en el caso concreto de las privatizaciones, esto fue muy visible.

Las empresas telefónicas han ganado como nadie, en este país. No se puede hablar de responsabilidad social de ningún tipo, toda vez que aplicaron un rebalanceo tarifario, que hasta el día de hoy el propio juez Voggiano está siendo denunciado por esta atrocidad, que no era ni más ni menos que transferirle la tarifa a todos los usuarios locales, que era el buen precio del consumo, en nombre de una armonía de precios para las tarifas del interior. Es decir, una transferencia de ingresos real por la sobrefacturación que se aplica en los sectores urbanos. Se eliminaron los doscientos pulsos libres, que antiguamente estarían con el mismo abono, creando un abono hoy de más de trece pesos mensuales, por nada, por ningún servicio. Ni hablar de otro tipo de servicios adicionales, y ni hablar de los servicios de los trabajadores. O sea, en cuanto a tarifa, la única responsabilidad social fue ponerle freno; denuncia de los usuarios trabando las audiencias públicas, en otras épocas; hoy, tratando de que nos se impongan. Pero todos los días vemos en los diarios cómo están, permanentemente, hablando de reestructurar las tarifas, de cómo se puede subir las tarifas, y por lo tanto viajan de los países de origen de estas empresas para hacer lobby y para tratar de imponerlo en forma sistemática. Ésto si tomamos el tema de las tarifas.

Si tomamos el punto de vista de los propios trabajadores telefónicos, ésto se agrava al doble. Hemos tenido que, el año pasado, hacer catorce días de paro, tuvimos que hacer cortes para salir en algún medio, porque ésto no se ve hoy. Pero el año, pasado para lograr un aumento salarial, tuvimos que hacer un flor de conflicto. Por suerte nuestro gremio es uno de los que ha logrado recomposición salarial a partir de estos conflictos. ¿Pero qué han hecho las empresas? Estos conflictos salariales sirvieron para ir poniendo en su lugar un atraso, porque estuvieron doce años sin dar un centavo mientras todo este proceso de aumento de tarifas subía.

También durante todo ese proceso, todos los negocios nuevos y las comunicaciones que ingresaron, lo hicieron violando sistemáticamente el Convenio Colectivo de Trabajo. ¿Cómo? Incorporando por fuera, y en algunos momentos con complicidad del Ministerio de Trabajo hace unos cuantos años atrás, donde se le homologaba que por la sola inscripción en un estatuto gremial, que es unilateral de un sindicato, pasaran a representar. Entonces vimos, cómo decenas de sindicatos modificaban sus estatutos para representar. ¿Y las empresas qué hacían? Los incluían en los sindicatos que no peleaban reivindicaciones de los trabajadores y llegaban a los salarios más bajos. Por eso a las celulares, es el día de hoy que no las están queriendo reconocer, aunque ahora hay un fallo a favor del Ministerio de Trabajo, a favor de FOETRA, diciendo que son telefónicos y tienen que aplicar las condiciones de los telefónicos. Por supuesto van a recurrir a la justicia, están aplicando el Convenio de Empleados de Comercio, que por su jornada de cruenta y ocho horas, se aplica proporcional a las horas que un operador trabaja - es mucho menos salario que el nuestro -. Esto se ve en el conflicto de Atento, que al primer día que se le ha dicho a los trabajadores que paguen esos salarios, los trabajadores de esta empresa han respondido con una acción junto con el gremio, porque tienen un básico de doscientos setenta pesos más comisiones, porque trabajan seis horas, cuando en realidad un salario de siete horas treinta completo para un trabajador telefónico inicial, ronda los mil treinta y dos pesos.

Es decir, acá hay una situación donde vemos, cómo estas empresas utilizan en cada lugar sus convenios, y en el caso del personal que trabaja en cuadrilla, le aplican el de UOCRA - porque tienen condiciones más flexibles, porque están por obra, porque lo puedo despedir si protesta, total cuando termina la obra, terminó -. Toda una serie de situaciones de flexibilidad de este tipo, cuando todo este conjunto de tareas se hacia bajo el Convenio Colectivo de Telefónicos. Es decir, han hecho todo una cantidad de expansión por fuera del Convenio Colectivo, con el solo objetivo de pagar mucho menos de costo laboral. Es decir, bajar el aporte salarial de las empresas hacia los trabajadores bajo distintas formas.

Con las pasantías educativas del año ´92, llegaron a tener tres mil trabajadores en condiciones de pasantes. Servicios concretos como el 112, sin ningún trabajador convencionado, bajo ninguna convención colectiva, todos en condiciones de pasantes, supuestamente capacitándose. El problema es ¿Quién los capacitaba? No había trabajadores. Segundo ¿Cuál era la tarea que hacían? Por ejemplo: un operador del 110 que tiene un software en su computadora, que le da la guía telefónica; es decir, pasar entre trescientos y quinientos números por día a los usuarios que reclamaban de la guía telefónica, se suponía que era una práctica educativa rentada para un estudiante de económicas, un estudiante de psicología, de sociales o de la carrera que fuere en este país. Entonces, uno ve estos números, ve estas cifras, que son descomunales, que le permitieron arrojar balances de seiscientos millones de dólares anuales, que giraron prácticamente a través de deudas contraídas en el exterior a sus casas de origen.

Estamos viendo que el compromiso social en realidad se remitió a un mero acto de rapiña para beneficiar a los accionistas del grupo, que no tenían ningún tipo de compromiso social con los trabajadores. Es decir, acá lo que esta ocurriendo en estas empresas, es que a la luz de las privatizaciones, han pasado a manejar un volumen de negocios descomunal, donde han primado su acción de lucro por encima de cualquier tipo de compromiso.

La propia línea cero - volviendo un poco al tema de las tarifas - para aquel usuario que tiene menor ingreso, cuesta que se la den porque se la niegan sistemáticamente para no darla, bajo la excusa de que no hay. Sale quince pesos en realidad, con lo cual lo que se elimina, es el abono, que en realidad se lo tendrían que eliminar a todos porque el agregado de doscientos pulsos libres no tendría que existir desde este ángulo. Por otro lado ese pulso se está computando a once centavos en lugar de cinco cincuenta, porque es un servicio de tarifa prepaga que tiene un valor diferencial. Por lo tanto, el compromiso social con el que menos tiene, es cobrarle el doble por el pulso, ¿Por qué? Porque de esa forma compensan parte de lo que era el abono, además de no enviarle facturación, no enviarles una cantidad de gastos que ellos tendrían y que se los ahorran.

Nosotros, en la actualidad hemos dado grandes peleas. Hemos logrado incrementar la masa de convencionados y hemos logrado terminar con esas tres mil pasantías incorporando a los trabajadores al Convenio Colectivo de Trabajo, en muchos casos duplicándoles los ingresos a estos trabajadores. Hoy estamos en un pelea con Atento. Atento es una empresa que tiene cien por cien de las acciones en poder de Telefónica de Argentina, el ochenta y cinco por ciento de la mano de obra empleada es para Unifón y para Telefónica de Argentina, y el noventa y dos por ciento de lo que factura esta empresa es exclusivamente para el grupo Telefónica. Es decir, por el principio de la realidad económica, no hay ninguna otra empresa que no sea la misma Telefónica. Lo que existe es un fraude laboral para tercerizar, bajo una figura ajena al Convenio Colectivo de los Telefónicos, una tarea a otra área donde le aplican el Convenio de Comercio de doscientos setenta pesos, por la proporcionalidad de horas, más una serie de incentivos a cumplir; por lo que llegan a cobrar quinientos cincuenta pesos por esas seis horas. Entonces, la pelea es que hoy estamos acá.

¿Qué dice esta gente cuando se la descubre en el fraude laboral? No pueden negarlo porque los números están a la vista, ah, si a mi me aumentan el costo, me voy del país Ésta es la respuesta social. Lo que no dicen es que estos mismos trabajos se hacían en Unifón y en Telefónica, con otros salarios antes de tercerizarlos. No dicen que cada aumento que dio el gobierno nacional no se lo aplicaron, sino que lo que han hecho fue una transferencia hacia los básicos de convenio de lo que por ley estaban obligados, en detrimento de los incentivos que daban; es decir, de bolsillo terminaban cobrando lo mismo, de todos los aumentos otorgados, terminaron cobrando cero. Por otro lado, no habían firmado ningún convenio con absolutamente nadie, sino que estos encuadramientos, que son fraudes laborales, son todos unilaterales, le aplican comercio empleados rurales; porque en definitiva aplican lo que a ellos les conviene, por eso aplican UOCRA. Hemos tenido aplicación de convenios de UOM en el caso de La Plata, hemos tenido una serie de lugares donde han aplicado el convenio que les convenía a cada lugar, con la excusa que tuvieran. Por ejemplo quienes imprimen las facturación de Telefónica, lo tienen por fuera y le aplicaban un convenio de la empresa Sérox ¿porqué? Porque decían que ésto era copiado, la excusa era pagar menos. Hoy los trabajadores tienen un convenio similar al nuestro , firmado con Sérox, de los propios trabajadores organizados en FOETRA, están todos afiliados en FOETRA. Falta el paso de meterlos oficialmente en nuestro convenio, pero las condiciones de trabajo ya tienen las de los telefónicos, en una pelea en común con los propios compañeros. Yo no me quiero extender porque el tema da para hablar largo y tendido.

Pero lo que sí creo que queda claro en cada una de estas expresiones, es que uno cuando quiere hablar del rol social de estas empresas, es muy difícil; que el único rol ocupado hasta el presente fue el lucro, no hubo otro rol; y si los trabajadores no han sido partícipes en algunos lugares, han hecho que no hayan obtenido beneficios, y donde han peleado a brazo partido, ahí han obtenido algunas mejores. Nunca de la mano de la empresa. En el último conflicto salarial el aumento arrancado promedio fue de trescientos pesos por trabajador, la empresa, al momento de iniciar el conflicto, dijo que no podía dar un centavo; y seis meses antes, cuando en el Ministerio de Trabajo estaba Patricia Bulrrich, Telecom., en la figura de la señora Manicorra , había presentado recurso extraordinario de crisis pidiendo una rebaja de los salarios en el diez por ciento. Seis meses después, ocho meses después, tuvieron que firmar un aumento salarial de casi trescientos pesos, siendo que, hace poco más de un mes, anunciaron que han reestructurado su deuda. Es decir, el dinero estaba, pero no para los trabajadores, estaba para girar a sus países de origen. Por eso, el compromiso social es el compromiso de la lucha de los trabajadores, para que estas empresas se tengan que avenir a pagar lo que corresponde y no utilizar argumentos para violar todas las legislaciones existentes. Las condiciones de los mismos trabajadores están por arriba de cualquier legislación.