Jornadas Cuatripartitas de Responsabilidad Social Empresaria

Consenso y Compromiso Evolutivo desde PYMES, Trabajadores, ONG´s, Estado

Exposición de Carlos Nieva:

Bueno, para los que no me conocen, mi nombre es Oscar Nieva, Secretario de Cultura y Capacitación de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios, y también soy Secretario del Instituto Tecnológico Mercantil Argentino.

Desde allí, hemos elaborado un camino (...) globalización, este fenómeno tan importante que evidentemente pone de manifiesto la madurez del movimiento sindical de nuestro país, al abordar una temática tan controvertida, diríamos en realidad, la realidad social. La responsabilidad social empresaria que confundimos y no tiene nada que ver con la realidad. Nosotros hicimos un análisis crítico, desde el punto de vista de los trabajadores.

Habida cuenta de que el Pacto Global fue impulsado, como decía la compañera, por las Naciones Unidas y adoptado sobre la base de lograr la responsabilidad de los empresarios en los diversos aspectos que hacen a la condición de la persona humana; particularmente los derechos humanos, los derechos del trabajo y los temas de la economía. Creo que hasta ahora no significan otra cosa que la verdad del propio voluntarismo, producto de ciertos elementos que hacen a la misma conformación del sistema capitalista mundial que arranca con los procesos denominados de la globalización.

Yo creo que vale la pena repasar un poco esto de la globalización, que indudablemente influye en nuestra condición de trabajador, influye en los sindicatos, influye en el desarrollo de las economías, influye en las políticas de los gobiernos.Entonces, no es un tema menor a tener en cuenta. ¿Porque, desde dónde arranca este proceso de la globalización?. Y particularmente creo que más o menos está en lo que voy a repetir o compartir con ustedes, a partir de una conferencia que nos dieron en Turín en la Organización Internacional del Trabajo, sobre el impacto de la globalización y los sindicatos. Realmente creo que si tomamos en cuenta algunas de las cuestiones que han ido sucediendo a raíz del cambio de modelo productivo, esto en realidad se complementa también con una cuestión política que es la caída del muro de Berlín en 1989.

Juntamente o contemporáneamente con ello, al interior de las empresas se modifica el modo de producción. Ustedes habrán escuchado el concepto de Fordismo y Taylorismo, es decir, que se acumulaba stock. Aquí mismo donde funciona esta universidad, había una empresa, una empresa que se llamaba Volkswaguen, y donde hoy estamos contentos porque hay muchos jóvenes estudiando. Antes estábamos más contentos porque había miles de trabajadores que hacían no solo la riqueza de un país, sino también a la dignidad propia de su vida y familia. Bien, con este cambio del modelo productivo en donde, aparentemente, un técnico japonés que se llama (...), es el que descubrió una nueva forma de satisfacción de las necesidades del mercado. En lugar de producir y tener un stock, ellos previeron que era mejor para la empresa darle la satisfacción al cliente, o sea, saber lo que el otro necesita para producirlo y evitar tener stock. Pero claro, esto es bastante conocido. Creo que nosotros no podemos dejar de analizarlo porque la tecnología no es neutra, no es que esto es un avance de la humanidad para producir mayores bienes y servicios y poder lograr que con esa producción se satisfaga la necesidad del conjunto. En realidad esta tecnología fue utilizada para evitar la concentración de los trabajadores, para evitar la sindicalización de los trabajadores, para evitar la fuerza del movimiento obrero que ya estaba poniendo de alguna manera en cuestión la (...) del poder dentro del sistema capitalista. Entonces, creo que hay que analizarlo desde ese punto de vista, porque en realidad la incorporación de la tecnología a los modos de producción, y particularmente al sistema de comunicación, tanto en relación a los medios masivos de comunicación como a la telefonía, han acercado mucho más al mundo pero han generado paralelamente una concentración fabulosa de la riqueza que, de alguna manera, es lo que se pretende tratar de regular o de morigerar desde las Naciones Unidas con este famoso Pacto Global.

Y obviamente, ante nada nosotros creemos que esta bien, que por lo menos se enuncie que quieren proteger al ambiente, los derechos humanos y respetar los derechos de los trabajadores. Ahora bien, hay elementos que nos permiten dudar de la verdadera intención, sobre todo de las empresas multinacionales. Por ejemplo en el mundo hay más de 60.000 empresas multinacionales. Cincuenta y uno de las cien economías del mundo son empresas multinacionales. Las empresas multinacionales controlan las dos terceras partes de todo el contexto mundial y el ochenta por ciento de la inversión extranjera en cada uno de los países. Son cifras espeluznantes. Por ejemplo, y como contrapartida, un poco lo que yo decía antes, las empresas multinacionales emplean solamente el tres por ciento de la mano de obra total del mundo (dos millones y medio de trabajadores). Las primeras doscientas empresas multinacionales emplean el uno por ciento de la mano de obra total, y tienen un volumen de venta igual al veintiocho coma tres del producto bruto del mundo.

Hay otro aspecto que también es central en este proceso de globalización y que es el tema de la globalización financiera. Han formado una red financiera global, y se puede decir que las transacciones diarias a nivel mundial son más de 2.000 millones de dólares y ésto representa un cuarto del total del comercio mundial. Incluso en Porto Alegre, el Foro Social Mundial se planteó de que estas transacciones financieras del mundo, deberían pagar una tasa o un impuesto para destinarlo a recuperar parte de la exclusión que ellos produjeron en las relaciones laborales. Después vamos a ver cómo las consecuencias de esta concentración de la riqueza, han determinado en muchos lugares del mundo una miseria espeluznante.

Esta misma concentración y la tercerización de las finanzas han influido, particularmente, en la recaudación fiscal. Ustedes saben que muchos de esos capitales, incluso acá lo hemos vivido en los'90, ponen como condición para invertir en determinados países, no pagar impuestos. Incluso lo hemos visto en el caso de nuestro gremio. La instalación de grandes cadenas de supermercados que ni siquiera pagan las tasas municipales y obviamente tampoco pagan los impuestos provinciales. Entonces creo que esto ha ido obviamente en detrimento del mismo Estado, tanto municipal, provincial, como nacional, pero son las condiciones que ellos ponen por las supuestas inversiones para el desarrollo de la economía de los países. Evidentemente han significado producir los salarios, se ha creado el sistema; bueno, nuestro país es uno de los siete países del mundo que tiene el sistema de administradora de fondos de pensión. Ha significado el desfinanciamiento de la propia seguridad social de los países y la creación de supuestos mercados de capitales, que en definitiva ahora son partes de los acreedores que tiene que afrontar el gobierno nacional para negociar la deuda (el default). Por otro lado, se había dado el tema que decíamos anteriormente, el tema de la globalización de la informática, más que de la informática, de los medios masivos de comunicación. Por ejemplo: hay menos de 6000 idiomas en el mundo, pero el 95% de la población mundial habla alrededor de cien idiomas, y una persona de cada cinco habla inglés. El 20% de la población mundial habla inglés, porque es el idioma mundial para los negocios.

Y esto, evidentemente, también trajo -hablábamos antes del sistema de la caída del muro de Berlín, que es otro símbolo, pero en realidad es el bloque de Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y el sistema de países vinculado al socialismo real- al caer ese sistema se globalizó también el tema de la democracia. Particularmente tenemos que decir que, en Latinoamérica la democracia nos incentiva en algún sentido, porque terminamos conociendo los golpes y contragolpes de Estado de las dictaduras militares. Pero también es cierto que la democracia todavía esta en deuda con la cuestión social, porque paralelamente, al impulsar desde los grandes centros mundiales de decisiones, los procesos democráticos, paralelamente impulsaron los procesos de globalización y de extranjerización de la economía, con obviamente, el sistema de privatizaciones, con el ajuste estructural del Estado y con una serie de medidas que tiene todo como trasfondo, la concepción neoliberal de la economía. Una de las cosas que también se tiene que destacar, es que estas empresas multinacionales no declaran ganancias. Tienen toda una forma muy particular de analizar sus ejercicios económicos, que generalmente no ganan y entonces no pagan impuestos a las ganancias, o sea, no tributan. Tienen todo un sistema, incluso hasta permitido de alguna manera desde los gobiernos. Entonces, estas empresas directamente no tributan y contribuyen al desfinanciamiento del Estado y de los sistemas de seguridad social.

Hay otro aspecto que hay que tenerlo en cuenta, que es la brecha digital, o sea, el tema de la informática. En el mundo hay 60 millones de páginas web, y entre 300 y 400 millones de sitios web. Hay 200 millones de usuarios, pero escuchen esta cifra. El 95% de los usuarios están en el hemisferio norte, el 95% de los usuarios, solamente utiliza Internet el 5% de los habitantes del hemisferio sur, y el 52% de los sitios por supuesto están en inglés. Y esta globalización que evidentemente, como decía al principio, ha sido totalmente una cuestión no neutra, sino que también prevista por las empresas multinacionales para apropiarse de la economía del mundo, han generado una distribución totalmente injusta de nuestros derechos. Un quinto de la población mundial controla el 80% de los recursos mundiales, el 20% de la población mundial consume el 86% de los bienes producidos, el 20% más rico de la población mundial tiene a su disposición el 86% de un producto bruto mundial, mientras que el 20% más pobre tiene acceso al 1%. Por ejemplo: el porcentaje dentro del comercio mundial de Africa es del 1%, todo un continente tiene el 1% del porcentaje del comercio mundial. Y acá hay una reflexión. Mientras que el comercio mundial ha aumentado diez veces desde 1970, así como la producción de alimento por persona, el número de americanos que padecen hambre, se ha duplicado . En relación, al tema de los trabajadores y los sindicatos , ante esta situación ¿qué nos ha sucedido? Digo, en Argentina lo que algunos denominan y han sufrido la segunda década infame, la década del `90. Con su procedencia de ajuste estructural, privatizaciones, (...) del estado, apertura absoluta de las economías sin ningún tipo de control, ingreso de mercaderías a (...) un mercado que evidentemente tienen que poder colocar su producto mundial a muy bajo costo pero sobre la base de la explotación de esos mismos trabajadores. Entonces nosotros entramos alegremente al primer mundo y ¿cómo ha repercutido eso en los sindicatos y en los trabajadores? Yo quiero hacer una salvedad porque por mi función en la Federación de Empleados de Comercio y el Instituto Jauretche de la CGT (...), los distintos movimientos sindicales de Latinoamérica, incluso de Europa, y yo les puedo asegurar que el modelo sindical argentino es uno de los más poderosos del mundo y de los mejores estructurados y que tiene evidentemente una gran fortaleza, habida cuenta del nivel de la organización, un ejemplo de ellos es este mismo taller, este nivel de participación y de difusión que se dan aquí. Entonces, digo esto, para que no se confunda lo que voy a decir ahora. Nosotros, de alguna manera, hemos sido cómplices y hemos mirado para otro lado mientras sucedían, al interior de nuestro país, estos procesos de desestructuración del propio movimiento obrero. Muchos de los sindicatos que eran desmantelados, desde el punto de vista de sus bases, de sus trabajadores, acompañaban las políticas del gobierno, que era el que lo llevaba a cabo. Realmente es una cosa inentendible, lo que ha pasado desde el punto de las organizaciones sindicales, que se conozcan estas rivalidades. Yo creo que es importante, por lo menos en algún momento, sentarnos a pensar qué nos ha sucedido. Obviamente nadie tiene la verdad revelada, pero seguramente esas eran consecuencias que iban a pasar si nosotros no impedíamos, por ejemplo, que se abriera indiscriminadamente la economía. Entonces , creo que de cualquier manera, estamos en condiciones de exigir esta verdadera responsabilidad social empresaria que tiene que ver fundamentalmente con el cumplimiento de la frondosa legislación laboral que hay en la Argentina. Estoy seguro, que si nosotros hacemos un ejercicio de memoria, y por ejemplo, nos acordamos que en el año`74, cuando se sanciona la ley de contratos de trabajo, no eran solamente los sindicatos, sino el propio trabajador quien hacía cumplir las leyes. Tenían los trabajadores los cofres, donde se iban a cambiar, la ropa para cambiarse, los zapatos, los elementos de seguridad, tenían una ley de contratos de trabajo y un convenio colectivo (...) y eso lo hacia al propio trabajador una cadena de transmisión entre la organización sindical y la propia empresa. Obviamente los delegados y las comisiones internas tenían un rol distinto al que hoy tienen. Creo que eso lo hemos ido perdiendo por una circunstancia que acá estamos analizando. Digo, no somos nosotros responsables de este nivel de saqueo a nivel mundial, pero sí en cuanto a la aplicación de esos modelos y a sus consecuencias en nuestro país.

En el tema de la responsabilidad social empresaria hay un solo aspecto que quería remarcar: el tema del Estado. También en los 90 en nuestro país se fortifico sobre la necesidad o sobre la falta de necesidad de un Estado regular, es decir desde los discursos de Neustad con Doña Rosa, que quería privatizar todo y que hablaba permanentemente en contra de la función del Estado. Evidentemente, eso significó la desmantelación de todo lo que pudiera significar la autoridad de aplicación en lo que se refiere al Ministerio de Trabajo de la Nación, y la delegación de funciones de policía del trabajo, a las secretarías. En el mejor de los casos a secretarias o ministerios de trabajo provincial que todos conocemos, las administraciones que tienen aún hoy. Pero ¿Qué fue lo más grave de todo esto? Es adherir a la hegemonía neoconservadora, de que en realidad la regulación de trabajo iba a estar en el propio mercado de trabajo, mercado entre comillas. Porque nosotros no entendemos que hay un mercado de trabajo. Nosotros entendemos que hay relaciones laborales, que hay trabajadores y que hay empresarios. Pero no se habla del mercado de trabajo, porque eso sería tomar a la fuerza de trabajo, a los trabajadores, como una mera mercancía en términos economicístas, y desde nuestra filosofía creemos que el hombre que trabaja es un ser libre, un ser digno, y que merece la mayor consideración.

Entonces, hay un antecedente muy importante en la Argentina, que es la Constitución de 1949, en relación al tema que estamos tratando hoy. Allí se hablaba de la función social del capital, entonces, yo creo que tenemos que volver a esos conceptos. Como siempre, los Argentinos tenemos algunas bestialidades que nos discriminan ante el resto de las comunidades. Por ahí como que somos muy peyorativos, como que creemos que ya lo sabemos todo y en algunas cosas sí. Realmente a nosotros no nos pueden venir a contar de responsabilidad social empresaria, cuando nosotros hemos tenido el reconocimiento constitucional de la función social del capital, que esta es la verdadera Responsabilidad Social Empresaria. Es decir definimos al sistema como capitalista, pero queremos que todos cumplan las reglas de juego, los capitalistas también. Los trabajadores tenemos derechos y tenemos obligaciones, como lo decía bien el compañero Ledesma en el acto de apertura. Pero lo que esta pasando en Argentina actualmente, y a pesar de la acción positiva del nuevo gobierno, es que los derechos de los trabajadores siguen siendo vulnerados.

Hay cuestiones particularmente en nuestro gremio que hoy, en una reunión del secretariado donde se ha planteado el tema de los repositores externos de supermercados, el nivel de explotación que hay, con esos compañeros, es atroz. Nosotros mismos no lo podemos defender porque son de otra empresa y muchas veces de otros sindicatos. Porque reponen Coca-Cola -porque son de gaseosa- o reponen no se que cosa, son de otro gremio. Entonces ¿esto que ha significado? La empresa para ahorrar mano de obra y para superexplotar, va dividiendo en varios gremios. Esto es lo que nosotros tenemos que evitar y volver a lo que decíamos anteriormente: la Protección Integral de los Derechos de los Trabajadores. Voy cerrando, en definitiva era eso.

Es importante que haya venido el Ministerio de Trabajo aquí y también hay que destacar una cosa: hubo dos empresarios en el acto de lanzamiento, y si uno es desconfiado puede pensar en que en realidad les interesa poco la responsabilidad social empresaria.