Jornadas Cuatripartitas de Responsabilidad Social Empresaria

Consenso y Compromiso Evolutivo desde PYMES, Trabajadores, ONG´s, Estado

Lic. Daniel Martínez

Rector de la Universidad Nacional de La Matanza,

“Educación Aplicada ”

 

Señor Ministro de trabajo Carlos Tomada, Monseñor Baldomero Carlos Martini, Señor Julio Rubén Ledesma Secretario de CGT Regional Matanza, el Señor Marcelo Fernández, Presidente de la Confederación General Económica , Señor Javier Olaechea Director adjunto de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo, señores profesores, docentes, dirigentes gremiales, amigos.

El tema que a uno le toca hablar, y siempre es el que le gusta, es la parte educativa que, a veces, tiene puntos de coincidencia con la misión, que es formar a profesionales para el trabajo, y que a veces los objetivos del trabajo no tienen su correlato con la educación, pero siempre terminan, de alguna forma u otra, articulándose, siempre terminan combinándose, porque en definitiva la misión de la educación es terminar de formar un individuo apto para servir a la sociedad a la cual forma parte. Y en este devenir del tiempo nos hemos encontrado con una globalización terrible que ha cambiado muchas cosas, ha cambiado la forma de manejarnos, hasta temas tan importantes como los contratos y los plazos sociales, y también ha modificado la forma de producir de las empresas, ha generado cambios, ha aumentado más la diferencia entre los que más tienen y los que menos tienen. Y con este cambio que se ha dado tan fuerte, ha afectado tanto la política del trabajo, como la política de las universidades, como así políticas educativas.

Cuando hablo de educación me refiero a todo el proceso educativo. Cuando un niño, un joven, entraba a un establecimiento educativo y se preparaba alrededor de la vida, y a lo mejor se preparaba para tener un solo trabajo, eso era lo único que iba a hacer durante toda su vida, a lo mejor estaba relacionado con la tradición familiar, el mismo que había seguido su padre, su abuelo. Ahora no es así, y ahora no se prepara para ocupar un puesto de trabajo, ahora se prepara para el mundo del trabajo, ¿por qué? Porque la esencia de este mundo globalizado que estamos viviendo, es el cambio y es un cambio muy fuerte y muy duro, es un cambio feroz y el que no se adapta puede quedar marginado del sistema. Es la importancia que tiene la educación en este aspecto, cuando allá por los años ‘90 se plantea una gran transformación de la Argentina, que también es la transformación que fue muy importante, terminó generando efectos no deseados, efectos como el aumento de la desocupación, el aumento, como dije antes, entre los que más tienen y los que menos tienen.

La masa social de excluidos se ha hecho más grande, donde el trabajador, que antes podías mandar a su hijo a estudiar a un colegio, podía mandar a su hijo estudiar a la universidad. Ya es muy difícil que lo pueda hacer, no hace muchos años atrás, uno podía soñar a lo mejor como soñó mi padre, como decía mi hijo el doctor y un trabajador humilde podía mandar a sus hijos a la universidad y hoy cada vez se hace más difícil brindarles educación, cada vez están más cercenados porque hemos asistido a una política de Estado ausente. La obligación del Estado es asistir donde hay injusticias, donde hay diferencias, y mientras no haya una buena educación, no va a haber una buena justicia social. Cuando uno se pregunta ¿a qué graduados formamos? Y siempre digo uno puede, desde el punto de vista universitario, hacerse una autocrítica. Podemos formar a dos clases de personas, dos clases. Podemos formar, el recibido de la universidad o el graduado universitario. El recibido es el que viene a la universidad y cumple con todas las materias, inclusive a lo mejor sacó buenas notas, pero el graduado universitario es aquel que se recibió, trabaja para él, pero también trabaja para la sociedad, ayudando a generar puestos de trabajo para colegas, aumentando el trabajo, colaborando, responsable y solidariamente.

Esta es la política que tienen que tener las universidades, una política solidaria, responsable con sus egresados, con aquellos que no se dejan solamente al finalizar el ciclo electivo. Pero en este avance tecnológico, no solamente hay que tomar en cuenta a las universidades, también a afectado mucho a las empresas. Se han tenido que actualizar rápidamente, en lo que es la tecnología, en lo que es la producción Allá por los años del siglo XIX, una gran revolución industrial en el mundo, y lo primero que empezaban a estudiar los universitarios era cómo investigar y aumentar la productividad. Pero también generó mucho desempleo y acá está pasando algo parecido. Se ha aumentado la productividad, pero las empresas también se tienen que actualizar, se tiene que reformar, se tienen que actualizar, tienen que cambiar de gerenciamiento y lo están haciendo y lo están haciendo bien porque muchas están dejando la burocracia que tienen, igual que los sistemas del Estado. A veces dicen “y las empresas del Estado andan mal” y ustedes fíjense cuántas empresas quiebran, porque no están bien administradas. Nosotros estamos trabajando en un proyecto con varias universidades, estamos haciendo un censo importante en el conurbano de la provincia de Buenos Aires, muy importante, que va desde Tigre hasta la zona sur, pasando, por supuesto, por La Matanza, Merlo, Morón, toda la zona oeste, y cuando analizamos este censo recorrimos 12000 manzanas, 74000 empresas, y cuando miramos las empresas y empiezo a mirar qué es lo que afecta al mejoramiento de la producción, que está relacionado con la tarea de la universidad, son las normas ISO de los manuales de procedimiento Y miro la primera estadística y solamente el 40% de las empresas tienen manuales, el 60 % no tienen nada. Entonces, si queremos mejorar la productividad, hay que prestarle atención a este tipo de cosas o hay que prestarle atención a la educación. Por ejemplo, hay empresas que están un paso más adelante, están estudiando, o estudian, o ven si mejoran la producción dándole más horas de descanso a los trabajadores, es el nuevo hombre informal, o se quedan en la casa trabajando a través de Internet.

Estas son las cosas que hay que tomar en cuenta y que sí están relacionadas con la educación, porque están los investigadores que ayudan a confeccionar estos temas. También es importante lo que declamo el gerenciamiento de las empresas, porque a veces nos ha tocado casos de trabajar con muchas de ellas, pequeñas y medianas y no se acostumbran a trabajar por sistemas de excepción. A veces los gerentes están acostumbrados a aceptar información, si están a las ocho, si están todos los empleados, si está todo funcionando en orden y a veces no necesitan tanta información, porque no tiene tiempo para tanta información, pero sí necesitan trabajar con información por excepción. Saber si ese torno, que a lo mejor costó varios miles de dólares, no funciona y no si Jorgito o Juancito entró 8:15 u 8:30. Esa es la información que no sirve, por eso también los empresarios se deben de perfeccionar, pero esta es una carrera continua, los trabajadores también ¿por qué? Porque los trabajadores lo que tienen es que adaptarse al cambio, siempre van a pensar que siempre hay que modificar o actualizarse en las empresas donde trabajan, siempre van a ir cambiando los procedimientos, siempre se van a tener que actualizar en distintos ramos, porque lo más importante que tenemos que tomar conciencia nosotros, aquellos que trabajamos en la vida educativa, es el cambio. Hay algo que no lo cambiamos nunca y es el cambio, y el cambio cada vez es más rápido, y el cambio significa cambiar de trabajo, y el cambio también significa cambiar el lugar donde trabajamos, el cambio significa también, a lo mejor, mudarnos de la zona en donde trabajamos habitualmente, mudarnos a lo mejor a otra provincia, a otro lugar, a otra región, ésto es parte del cambio, y cada vez son más rápidos, pero también debemos actualizarnos en una política del trabajo y ¿cuál es la cultura del trabajo? A lo mejor comparamos con países desarrollados o del primer mundo.

Una vez, mientras estaba leyendo un artículo y el artículo era de cómo era la cultura del trabajo en Japón, y ponía un ejemplo: resulta que había una señora que trabajaba en la fábrica de montaje, de una empresa, y voy a decir el nombre la empresa, Sony . Resulta que habían descubierto que cada 4000 equipos que se habían ensamblado en fábrica, hay uno que salía no equilibrado, no tenía un buen sonido, y fueron los expertos y revisaron toda la planta, y la cadena de montaje, cómo estaban armados, pero siempre cada 4000 equipos armados ,uno carecía de fidelidad. Y convocaron a distintas reuniones de comisión, distintas comisiones de distribución e informes ,y resulta que no había solución para esto, no la encontraban y ¿qué pasa? Ustedes imagínense que esto ocurría a muchos equipos en el mundo, y Sony es una empresa que vende muchos equipos de fidelidad, de temas de computación y no encontraban la solución, entonces sabían que tuvieron que hacer una previsión para reenvolsos, cuando estos equipos salían y no funcionaban, que venían de vuelta a la fábrica y tenían que volver a reparar. Y una trabajadora, una trabajadora fue la que encontró la solución, ¿por qué? Porque no solamente veía al trabajo como prestar un servicio, sino lo veía como parte de la cultura institucionalizada. Y se dio cuenta yendo un día para su trabajo ¿por qué? Porque ella cuando tenía que ir para su trabajo tenía que transitar y cruzar las vías del tren, una vía del tren que pasaba cerca de la fábrica, que pasaba cada determinadas horas. Y pensó si ese tren, que pasaba cerca de la fábrica, podía ser el que desequilibraba todos los equipos, que eran los encargados de darle fidelidad. Y fue y le informo a su gerente y constataron que el tren pasaba cada determinada hora, un horario exacto, que era el tiempo que tardaban en producir los equipos, los 4000 equipos y que era coincidente con el desequilibrio que le producía en el montaje. Esto es una cultura del trabajo, alguien que le ahorró a la empresa muchos pesos, pero también el empresario le devolvió a esta señora que le evitó una gran pérdida. Entonces, a veces, no solamente no alcanza lo que podamos enseñar de la vida universitaria, podemos hacer un gran esfuerzo para todos estudien, pero también esta la voluntad individual de cada uno de los individuos que componen la sociedad en querer mejorarse.

Yo siempre les digo a los jóvenes que viene a esta universidad que el que no sabe de computación y no sabe de idioma, es un analfabeto. Hoy en el mundo profesional, sino no pueden manejarse. Y también les pasa a los trabajadores. Tienen que actualizarse en sus saberes, sino van a quedar fuera del sistema. Por eso el desafío nuestro de la universidad, es brindarle un mejor servicio a ustedes ,la universidad no es gratis, la universidad la pagan todos, especialmente los trabajadores que son los que soportan la mayor carga social. Cuando yo escucho “la universidad es gratis”, no es cierto, no es cierto. Cada uno paga cincuenta pesos, cada uno de ustedes paga cincuenta pesos y a lo mejor alguno de sus hijos no va a ir a la universidad pero ustedes están solventando aquel que esta sentado para poder estudiar y tiene la obligación de estudiar bien y responsablemente para servir a la sociedad porque si bien se esta de alguna forma mejorando su capacidad también tiene que prestar atención a la sociedad en la cual vive.

Por eso es el apoyo que tenemos nosotros que hacemos los docentes en forma gradual solidaria con el sistema. Graduados, solidarios que sirvan establecer un futuro mejor donde las diferencias sociales no sean tan grandes, donde la Argentina pueda tener una economía sustentable, donde las escuelas no sirvan para darles de comer a los chicos, sino sirvan para educarlos, donde se revalorice la función del docente; el maestro de escuela, aquel que hace sacrificio todos los días. Esa es la Argentina que queremos nosotros y nuestra obligación es detectar cuáles son las necesidades de esa sociedad, para brindar un mejor servicio. Nosotros estamos al servicio de la sociedad, no somos una isla, somos una universidad, estamos acá para trabajar al servicio de todos ustedes, esto es parte del servicio, esto es parte de algo que uno hace con gran motivación, debería ser dar o prestar o de estar acá en esta universidad en este establecimiento , lo hacemos con mucha pasión, con mucho orgullo porque es de ustedes, lo que sostienen con los impuestos.

Así que les doy las gracias a los amigos, a los compañeros de la CGT, de poder participar en este momento, de poder charlas con ustedes y clarifique de alguna forma lo que pensamos los que trabajamos en educación y lo que hacemos los que trabajamos en la educación.

Muchas gracias.