Jornadas Cuatripartitas de Responsabilidad Social Empresaria

Consenso y Compromiso Evolutivo desde PYMES, Trabajadores, ONG´s, Estado

 

Exposición Dr. Moisés Meik:

Buenas tardes a todos, en primer lugar agradezco la invitación que me honra, porque no se me escapa la trascendencia de esta organización plural que trata de construir los aspectos y puntos de vista desde la perspectiva del mundo del trabajo, estructuras empresariales, representaciones empresariales y las expresiones sindicales. Lo que significa que se trata de figurar es el dialogo social.

Mi tema preferible, acotado en esta circunstancia, es aquello que tiene que ver con la ética de la responsabilidad social. Pero se me ocurrió que lo que originariamente hubiera podido decir sobre este tema ha perdido de algún modo importancia no por su situación en si misma de lo que iba a decir sino porque de pronto aparecieron hechos nuevos recientemente que son los fallos de la corte suprema de justicia tan controvertidos que para mí son de una trascendencia excepcional, que han sido mal tratados por la prensa tradicional, la prensa que no es neutral y entonces me parecía que este es un escenario importante para que nosotros tratemos de difundir, de esclarecer que hay detrás de estos fallos y que tiene que ver con la responsabilidad social y de la interpretación del fenómeno del trabajo desde una perspectiva de nuestra constitución y de los derechos universales, los derechos internacionales. De modo tal que ha habido una pequeña modificación de lo que iba a ser el objeto de mi abordaje, pero pienso que de todos modos lo justifica.

Hablar de ética parecería entrar en un terreno árido casi inexpresivo sin embargo en otra disciplina en otra realidad que es la realidad de la problemática social la ética adquiere en este momento un punto central. Ahora sin embargo hay que precisar un tanto de que ética estamos hablando. En principio parecería que cabria diferenciar dos tipos de ética, no es que sean absolutamente inconciliables pero que si manifiestan dos ópticas o dos intensidades que marcan sustanciales diferencias. Un concepto de ética lo que yo denominaría la ética simple, tiene que ver en las relaciones empresariales con la buena fe, la lealtad comercial, en las relaciones profesionales en la lealtad con el cliente, pero ese es un aspecto que es necesario sustancial pero insuficiente. Frente a ese concepto de ética simple, que es una ética individual, tenemos que contraponer un concepto de una ética global, una ética compleja, una ética social. Y en esa ética global, compleja y social debe estar involucrado cada uno de los actores sociales que acá han sido convocados. Esto no es exclusivo y excluyente del sector del trabajo, del sector empresarial, de los profesionales, de los funcionarios del estado sino que significa que todos debemos pensar cual es aquello que excede la ética simple y que hace que tengamos que pensar en términos mucho mas trascendentes que hace a la visión desde un sector de los otros sectores, es decir una interpretación de la totalidad de los fenómenos actuantes en esta problemática tan compleja que es la problemática de lo social. ¿Por qué es compleja? Porque en principio esta problemática del mundo del trabajo al cual estamos nosotros vinculados, parte de una realidad que no puede ser de ningún modo ser ignorada, soslayada, mimetizada, que es la existencia de lógicas e interese que son divergentes en el mundo del trabajo entre el sector del trabajo dependientes y el sector empresario. Cuando hablo de lógicas divergentes o de interese distintos no estoy señalando ninguna novedad, estoy señalando un dato de la realidad, que conlleva necesariamente a la existencia de otro dato de la realidad que es la dimensión conflictual de esta dimensión, es decir en el ámbito de las relaciones laborales de lo que se trata es que hay intereses y lógicas divergentes, intereses divergentes que hay que buscar componer el conflicto porque el conflicto es un dato inherente a esta realidad.

Precisamente el derecho del trabajo nació históricamente para transformar e institucionalizar, legitimar que este conflicto se encauce civilizadamente con el objeto de la paz social. Pero para encausarse civilizadamente con métodos de pacificación esto significa que hay que tender fundamentalmente a resolver las condiciones y las problemáticas de este conflicto. Cuales son los factores que hacen a esa divergencia, acá no se puede caer en una ingenuidad, la lógica empresarial básicamente tiene como objetivo la eficacia productiva y la rentabilidad, esta es su razón de ser en un sistema de producción en el cual estamos y estaremos mas allá de nuestra existencia. Frente a esa lógica que es el de la libertad de empresa el de derecho de propiedad de la empresa, esta la otra lógica que es la lógica del mundo de la tutela, de la protección, del sujeto más vulnerable que es el trabajador, inmerso desde el primer día que se acerca a un lugar de trabajo, sobre todo desde el primer día, en una relación de poderes o en una relación asimétrica de fuerza que es inecindible desde el comienzo hasta, el ultimo día.

Precisamente la gran conquista del derecho del trabajo a cual nosotros tenemos vocacionalmente dirigida nuestra existencia, con mucha pasión, es que ha creado frente a esa realidad material de una desigualdad inexorable de potencialidades y de condiciones económicas entre los sujetos de una relación laboral, ha creado científicamente una compensación que es el derecho del trabajo. El derecho del trabajo es el intervencionismo estatal compensador de una desigualdad real absolutamente manifiesta. La gran eficacia del derecho del trabajo es haber atendido a generar un marco normativo una red de contención protectora que tienda fundamentalmente a nivelar esa relación ontológica, sustancial que va a acompañar inexorablemente a todo el proceso porque es parte del proceso. Esto es sencillamente el misterio del derecho del trabajo, la solución del misterio es generar este intervencionismo legal compensatorio que se complementa con la negociación colectiva que suma fundamentalmente para que esos dos sujetos en esa relación de fuerza que es manifiestamente asimétrica desigual de poderes, encuentren un marco regulador de ciertos limites. Evidentemente si yo no estoy hablando de ética de que estoy hablando.

La ética compleja es entonces pensar rescatar un concepto histórico, que tiene que ver con lo más importante que ha producido el siglo XX. El siglo XX ha producido el fenómeno de la solidaridad social, es decir, resolver que aquel trabajador del siglo XIX de las condiciones de vida subhumanas pasada a ser de sujeto riesgoso, sujeto peligroso, ciudadano laborioso. Y este es el gran aporte que hacen los actores de esta realidad empezando por el gran actor fundamental sin el cual no hay derecho del trabajo, que es el actor sindical. En nuestro país todavía tenemos que hablar de la importancia del sujeto sindical lo que en los países desarrollados resultaría casi obvio, chocolate por la noticia les diría. Pero esto tiene que ver porque hay un prejuicio extendido e inducido, que tiende a poner a todos en la misma bolsa para descalificar, no a los sujetos individuales que lo merezcan o no lo merezcan sino para neutralizar fundamentalmente a este sujeto que es el factor importante. No hay democracia posible en ninguna parte del mundo si no hay un sujeto colectivo que es el que ha impulsado esta gran transformación del siglo XX de la cual acabo de hablarles, que es fundamentalmente la integración del trabajo, para que el trabajador alcance lo que se llama la ciudadanía social en el seno de la empresa y en le seno de las sociedades.

Ciudadanía social significa que el trabajador cuando realiza su relación de intercambio con la empresa esta realizando un contrato. En ese contrato hay dos aspectos que son sustanciales. Uno es un aspecto de cambio como cualquier contrato, que es la prestación del esfuerzo de trabajo que se cosifica en la producción de la cual se apropia el empleador para la realización del mercado, y naturalmente en esa relación de cambio ya hay una asimetría porque la eficacia que hace a la lógica empresarial es realizar ese producto con una rentabilidad que surge de la diferencia entre el precio diferencia del costo y de la realización del mercado. El trabajador realiza ese intercambio porque va curiosamente a concertar un contrato desde su libertad porque no hay contrato sin libertad, desde su voluntad. Pero curiosamente va a concertar un contrato de su libertad, que es el contrato de sometimiento, es decir el trabajador contrata su sometimiento pero no cualquier sometimiento. Es un sometimiento que esa red de contención de que les hable antes, que es el derecho de trabajo, lo esta esperando para que en la correlación de fuerzas manifiestamente adversas no sea todo sino que más allá de su debilidad esa estructura lo protege en forma tal que es irrenunciable e indisponible para que la correlación de fuerzas no lo pueda perder en el transcurso de su experiencia de la vida laboral. Este el gran secreto del derecho del trabajo, es decir, acudir con esta ética que convoca a los dos sujetos.

Ese aspecto de la relación de cambio es un aspecto contractual, pero además del aspecto contractual que es este intercambio de trabajo por salario, salario que para el trabajador es la razón de ser por la cual acude al mercado de trabajo. El trabajador acude al mercado de trabajo porque la única forma de obtener los bienes de subsistencia para el y su grupo familiar es incorporarse al trabajo, pero cuidado a diferencia de cualquier o tipo de contratante, el trabajador compromete algo mas que un simple elemento de trueque. El trabajador compromete su propia persona, porque no hay nada mas personal que la prestación de trabajo, es decir lo que el derecho del trabajo percibe es este dato sustancial de la personalidad de la prestación del trabajador. El trabajador es una persona que no puede ser asimilado a un objeto, cosificado como un insumo y lo que el derecho del trabajo atiende fundamentalmente a esa persona en su dignidad. La dignidad no es una retórica, la dignidad es el elemento que distingue al ser humano. El trabajador cuando ficha en la entrada de la empresa, no deja su humanidad en la puerta, entra con su humanidad, labora con su humanidad, sufre con su humanidad y además incorpora su cuerpo y de lo que el derecho del trabajo se tiene que ocupar es de proteger no solamente la relación del cambio, sino esa dignidad y ese cuerpo que esta dispuesto a las agresiones psico-físicas del medio del trabajo. De modo tal que esto que parecería que sea un punto casi indiscutible que como se inserta la relación de trabajo aparece otro elemento paralelo a la relación contractual que es el aspecto institucional.

El aspecto institucional que tiene que ver con el mundo del trabajo es precisamente todo lo que desde el estado y de los actores sociales se exige que se respete en ese mundo del trabajo porque si se sometiera solamente a lo que surja del acuerdo o de la voluntad de las partes del aspecto contractual muy pobre seria las posibilidades del sujeto trabajador. El aspecto institucional que es esa normativa que genera el derecho del trabajo que se llama heteronoma como contrapuesta a autónoma, heteronoma porque esta viniendo desde el exterior del derecho del trabajo, la norma estatal tiene fundamentalmente a generar un repertorio de derechos y obligaciones que las partes deben mantener. Esto tiene que ver con la ética y la responsabilidad social de ambos sujetos. El empresario en esa relación no le va incluso desde el punto de vista institucional ¿por qué? Porque a diferencia de otros contratos de locación difícilmente el dueño de una casa que alquila esta habilitado para ser juez y parte de la conducta del otro sujeto, es decir no tiene facultades disciplinarias, no tiene facultades de organización, no tiene facultades de dirección. El derecho del trabajo institucionaliza estas potestades, estas prerrogativas, estas atribuciones de empresario que son el de organizar la actividad productiva, en consecuencia la de dirigir el proceso productivo y dirigir a los sometidos que se insertan en esa organización ajena para cumplir los objetivos de esta organización a cambio una remuneración. Organizar, dirigir, tomar sanciones disciplinarias cosa impropia de este tipo de contratos y modificar las condiciones de trabajo hasta cierto punto. Como verán hay una preponderancia de los roles, pero esto no es lo más importante, frente a eso lo que el derecho del trabajo hace es que esa prerrogativa que de todos modos estarían desnudas en la realidad con mucho mas descontrol pasan a ser facultades reguladas y en consecuencia limitadas en función del otro sujeto cuya dignidad es fundamental. Entonces acá parece el primer marco para entender lo que acaba de decir la corte en un fallo. Lo más importante de los fallos de la corte no es lo que acaban de resolver, sino los fundamentos que es necesario que se lean, que se relean, se discutan en las aulas, en el mundo del trabajo en el mundo empresario porque nos están planteando un debate cultural, novedosisimo, que nos coloca a la altura, con esta corte que se esta pronunciando, de los mejores niveles del mundo en materia de fundamentación de los derechos sociales. De modo tal que la primera omisión mezquina de los órganos de prensa, es escamotear el tema de los fundamentos y discutir las vanalidades, porque saben que son absolutamente irrelevantes los fundamentos que voy a tratar de sintetizar.

A los que hacemos derecho laboral no nos sorprende esos fundamentos porque somos los que hemos ido bregando en una condición desigual, sobre todo los últimos veinticinco años, pero nos son familiares. Yo he tenido la suerte de integrar un tribunal con alguien que esta aquí presente, el Doctor Contrera, que sus fundamentos de fallos muchas veces me han producido emoción, porque proyecta en esas decisiones el mismo espíritu que ahora vemos en los fallos de la corte, que es el espíritu social de la influencia de las encíclicas sociales que revelan como se debe tratar la dignidad del trabajo. Yo no puedo menos que hacer este reconocimiento, porque cuando leía los fallos de la corte, los recientes, en la causa Vizzotti , en la causa Aquino , en la causa Castillo. Muchas veces evocaba esas conversaciones previas a las decisiones de un fallo, con lo cual Contreras aportaba todo ese bagaje que tiene que ver con su formación y su fundamentación filosófica y una autentica fe. Pues bien, ¿que dicen esos fallos? Lo primero que nos dicen es que por un lado en toda constitución nacional, en cualquier constitución nacional de cualquier país hay dos realidades. Por un lado la realidad de la lógica de la empresa de sus necesidades, que tiene que ver con el derecho de propiedad, con la libertad de actuación. En el mercado esto es fundamental que exista, pero el derecho del trabajo no es un mercado cualquiera, esta es la diferencia. La gran deficiencia de los últimos veinticinco años es que han considerado que la relación laboral es un mercado, entonces el trabajador es un insumo y que el derecho del trabajo debe verse visto desde la experiencia y de la mirada auto-referencial del empresario que hace de un trabajador un costo, el costo del trabajo y el costo de la expulsión, y lo que se deja al costado no es nada menos que la necesidad del sujeto que necesita una realidad jurídica existencial de seguridad, porque no hay otra posibilidad de obtener recursos seguros como fuentes de subsistencia en un plano de estabilidad realmente. No hay posibilidad porque la única forma es precisamente donde el hombre se realiza en su identidad es el trabajo y donde consigue (...) Entonces lo que la corte nos dice que en tanto en la otra esfera del mercado es importante la libertad de empresa y el derecho de propiedad en la esfera del ámbito de las relaciones laborales hay una inversión de los planos y dice “el sujeto preferente de atención es el trabajador” ¿por qué el sujeto preferente de atención en las relaciones laborales? Dice la corte en los dos fallos en Vizzotti y lo dice también en Aquino en uno esta vinculado el problema de un despido y en otro (...) porque es muy simple, porque lo que caracteriza al siglo XX que lo diferencia del siglo individualista del XIX es precisamente que el estado se asume como estado social, constitucional, democrático y de derecho. Cada palabrita no es retórica sino que tiene un mundo de referencia de cada esa expresión. Estado social, constitucional, democrático de derecho. Que empezó siendo un estado de bienestar y que es un estado fundamentalmente de distribución. En esa impronta del estado que con distintas intensidades y matices abarca a todos los países desarrollados, acá en la argentina aterrizo y hay mezquindad en no reconocer en épocas muy anteriores a muchos países de América Latina aterrizo en la segunda mitad de la década del ´40. Nosotros tuvimos el primer desarrollo del estado social democrático, constitucional de derecho a partir de la constitución del ´49 y de una realidad donde había pleno empleo, donde la distribución del ingreso estaba en el orden del 50% a la altura de los niveles europeos, actualmente estamos en menos de 20%, no había desempleo estaba en los términos mínimos, estamos en el orden del 14% en los números pero que en la realidad sumando gente tenemos el 19,20%, 20%. No había niveles de pobreza significativos.

Mi compañerito de la infancia, porque yo la he vivido y no me la han contado, era el hijo de un trabajador que ya estaba accediendo a la enseñanza media que cuando venia el aguinaldo y las vacaciones compraba ladrillos para construir y mejorar el nivel de la casa y había dignidad. Eso es el estado social constitucional, democrático de derecho, esta es la dignidad del trabajador. Esa realidad no suele ser porque la constitución del ´49 por un acto arbitrario, autoritario fue dejada sin efecto, lo que no pudo ser dejado sin efecto es el compromiso del estado social, constitucional de derecho por eso que aun a pesar de su origen patológico después del golpe de 1955 viene la constitución del ´57 donde el constituyente sabe que no puede excluirse del estado social constitucional de derecho y dedica la mayor parte de su reforma de 1957 al derecho del trabajo. Lo más significativo que tiene la constitución del ´57 que la diferencia de la constitución liberal es el articulo 14.bis, la protección al mundo del trabajo. Es decir hubo un corte en lo institucional pero tuvo que haber una convalidación de la corriente histórica mundial del estado social constitucional. Lo que vino después es el divorcio y la esquizofrenia entre un orden constitucional y una realidad divergente que (...) hay un programa constitucional incumplido, hay un programa constitucional bellísimo, 14 bis, pero que si ustedes analizan sus cláusulas es una asignatura pendiente. Y además esto se perfila porque en los años posteriores y particularmente en el ultimo cuarto de siglo aparece acá un cambio de filosofía al estado social, constitucional, democrático y de derecho se lo reemplaza por una concepción neoliberal, donde el sujeto no es el sujeto social sino el sujeto individual siguiendo una filosofía según la cual siguiendo la suya y realizando su propio bien se armoniza como el logro para todos lo cual es una falacia. (...) que no es el cuento del petróleo sino que el objetivo es desactivar (...) el objetivo es desactivar y saber con que esta el siglo XX, neutralizarlo y deteriora lo, donde el derecho social es un estorbo donde el derecho social es un impedimento a la libertad porque se alteran los planos y se lleva al mundo del trabajo esa otra realidad que (...) esta claro. Y procede la constitución del ´94 que es un importante cambio.

Fíjense ustedes las paradojas con que debe analizarse históricamente los procesos. En el auge del proceso más enérgico de conducción neoliberal, de arrasamiento de los derechos sociales donde esos datos que yo les he dado del pleno empleo, la participación del salario de la ganancia se invierte en lo términos que tenemos, desempleo extremo, tenemos un tipo de trabajador intermitente que ahora trabaja mañana no, esta en negro, esta parcialmente en negro, es decir que vive en la inseguridad, si vive, si alcanza para vivir y donde la distribución del ingreso revela que el 60% de la población esta inmersa en los niveles de pobreza y que de ese 60% la mitad esta en el nivel de la indigencia. Esta es la realidad de la divergencia y del contraste entre un estado constitucional que plantea un proyecto que resulta teórico porque la realidad de ese proyecto no sale. Con estos datos que no son expresiones subjetivas sino que en cualquier estadística esta revelando a donde nos lleva.

Sin embargo la complejidad de este fenómeno determina que en 1994 se produce una reforma que más allá de lo anecdótico de lo que significo la reelección que no viene al caso, acaso se ha producido otro fenómeno que repite lo del ´57. En el ´57 la mala conciencia de los constituyentes de saber que venían de un proceso patológico hacen que produzca una constitución (...). La mala conciencia del ´94 hace de que en pleno auge de una conducción absolutamente sometida a los grupos dominantes de la economía, privatizaciones, (...), desindustrialización. Porque además lo que caracteriza el proyecto anterior, es un dato que además se me acaba de pasar, es que comienza el proceso de industrialización que empezó en la segunda parte de la década del ´30 que es el proyecto de sustitución con lo cual se genera un desarrollo industrial y nuestros hombres de campo en condiciones inhumanas de trabajo vienen a la ciudad y se transforman en obreros industriales y los trabajadores dirigentes de los gremios ya dejan de tener apellidos polacos, italianos o rumanos y empiezan a aparecer dirigente sindicales (...) llegamos al ´94 y nosotros podemos decir con orgullo que la incorporación del articulo setenticinco de la constitución nacional en su inciso diecinueve, veintidós y veintitrés que incorpora los derechos universales, sociales de los tratados y de los convenios internacionales que pasan a ser derecho interno, pero además con estas características, derecho interno con jerarquía constitucional por encima de las leyes que hace que las leyes deben someterse a esos contenidos o de lo contrario pueden ser tachadas de inconstitucionales. Carácter constitucional y carácter ético. Incorporamos tratados que hacen que en este momento la argentina sea el país que tiene la constitución más rica del mundo. Esto no lo dicen los diarios, no lo dicen porque no hay interés de que se sepa. Porque si hacemos un chequeo de qué dicen esos tratados qué dicen esos convenios nos vamos a encontrar que estamos a la altura de las mejores constituciones (...).

Lo que se trata es que se quiere proyectar la esquizofrenia desde los grupos dominantes y así como se ocultan los fundamentos de (...) que dicen en el derecho del trabajo el sujeto preferente es el trabajador porque es el sujeto vulnerable que se inserta en una relación asimétrica de poder y que es necesario entenderlo porque es más vulnerable, así de sencillo. Y dice otra cosa más. Por eso es que La Nación es el diario que pretende ser serio, manda sus primeras espadas Grondona y sus editoriales, para atacar y amenazar con tremendismo que viene la industria del juicio, una vieja cantinela, que usaron ya, ni siquiera tienen imaginación para crear (...). ¿Por qué? Porque de lo que se trata es de no hablar de la importancia que tiene este bagaje, que son las normas que se agregan a nuestro aspecto institucional, que van a regular desde el punto de vista (...) y que crean, fundamentalmente, un cambio sustancial en el sistema educativo (...). El desafío nuestro es conocer esos tratados, esos tratados son los que aplica estos fallos, estos fallos aplican los tratados internacionales que deben estar por encima de las normas sociales. Y si hay algo que caracteriza a estos fallos es que hay una aplicación de las normas internacionales, están además puntual e individualizadas y además que en esos fallos se resuelve un problema que es precisamente las antípodas de la concepción neoliberal, que es la relación que hay entre mercado, ética y (...). La ética no puede ser pensada por una visión romántica, sino seria ingenua, la ética en materia social es un justo equilibrio entre (...). Esta suerte de transacción de las que les hablaba hace un rato donde el empresario esta incluido entre rogativas, (...) para asumir una actividad de riego que es la actividad productiva. Pero esa actividad de riego que le da el derecho a organizar y dirigir, tiene el contrapeso de que el otro sujeto involucrado en esa relación tiene que ser ajeno y no puede ser violenta y despectivamente privado de su fuente de trabajo, como pasa.

El despido tiene que responder a una causalidad extrema y grave. No hay derecho a despedir como la gente cree, aún pagando. El despido esta prohibido desde la Constitución Nacional , porque la Constitución Nacional , cuando dice que se protege contra el despido arbitrario, si alguien protege alguien esta obligado a no desproteger y la desprotección es un acto ilícito, el despido sin justa causa. Y esto resuelve la Corte, la Corte dice que el despido esta prohibido, si el despido es un acto ilícito, ¿Cuál ha de ser la reacción la energía frente a ese acto ilícito? Estos son los problemas. Una cosa es clara el despido esta prohibido y lo que varia es la intensidad de la tutela que puede ser una intensidad o tutela de máxima, como puede ser que sea ineficaz el despido en su dimensión descriptiva. Y el trabajador injustamente despojado del bien del empleo, de la magra propiedad, que es el empleo de la cual depende la subsistencia, cuando no haya motivos podía plantear en determinadas situaciones que no quiere la indemnización que sabe que la va a agotar en pocos meses, porque va a la intemperie del mercado en condiciones de edad, donde no puede competir, en donde, en una época donde el trabajo es un bien escaso. Y entonces le dice a su abogado “escuchemé doctor, no me haga la liquidación de lo que corresponde, lo que usted me tiene que demostrar es que cómo yo sin motivo, el sentido común que es el mejor de los sentidos, le esta diciendo “yo quiero reincorporarme porque no he dado motivos para eso”. En el derecho social constitucional y democrático de derecho de los países desarrollados esto es moneda corriente. Nuestro atraso, nuestro rezago es que tenemos un sistema vetusto, aun en nuestra buena ley de contratos de trabajo, nació con esta asignatura pendiente.

Ya la CGT, hizo un ante proyecto en el 73 que incorporaba esta conquista del derecho internacional, pero en el camino a ese vagón por la relación de fuerza lo bajaron y desde entonces algunos estatutos profesionales como el de bancarios y el de seguros tenia incorporado esto. Lo tienen incorporado los representantes sindicales que pueden plantear la nulidad del despido y la rendición. Y ahora viene precisamente por aplicación de estas normas internacionales que se incorporan al derecho argentino para potenciar ese soporte institucional, que mejora la relación de cambio o contractual tiene una respuesta del derecho internacional que es la nulidad del despido que ya ha sido resuelto en reiterados fallos en el orden nacional si alguien es despedido con criterio discriminador tiene la opción, porque hay una ley que no es laboral pero que se aplica en todos los fueros que es la ley 23.592 que aplicando la convención americana de Derechos Humanos y los tratados de derechos humanos, dicen, sostienen, que el trabajador debe tener la opción frente a un despido discriminatorio de elegir entre la indemnización consintiendo el despido o optando por la tutela de mayor intensidad y envergadura que es la ineficaz instintiva que significa la rendición del trabajador en su puesto de trabajo en su empleo el derecho a cobrar los salarios que hubiera percibido de no darse ese acto ilícito de la privación. Y ustedes dirán ¿cómo es esto del despido discriminatorio? Es la más corriente que pasa, porque si ustedes hablan con un trabajador que ha sido despedido uno se pregunta ¿cuál es la razón por la cual ha sido desvinculado? Porque en el telegrama dice “queda despedido a partir de la fecha haberes a su disposición”. Hay una historia ahí subterránea que solo el y el empleador conocen. Generalmente y en esto no quiero cometer la exageración, generalmente hay un hecho discriminatorio. Hay un hecho discriminatorio que tiene que ver hasta el hecho nimio de ver potencialmente en él un sujeto luchador potencialmente un activista potencialmente alguien que tuvo la audacia de juntarse con su delegado para plantearle ¿por qué no me blanquean, che?

En el orden internacional existe un convenio el convenio 158 de la OIT que resuelve esta situación. Ese convenio 158 no ha sido ratificado por la argentina precisamente porque si se ratificase obligaría a potenciar lo que ya se aplica en la 23.592 y mas aun. El articulo cuarto del convenio 158 sostiene que el despido debe responder a una justa causa. El articulo quinto del convenio 158 sostiene que si el trabajador ha planteado un reclamo o una queja y es como consecuencia de ello privado de su empleo, ese despido es nulo. El articulo diez del convenio 158 dice que así como el articulo cuarto el despido debe responde a una causa justa, una causa justa que no es solamente el acto disciplinario del trabajador, también es justa y aquí viene la transacción de este equilibrio entre medios y fines que habla la ética, también tiene derecho la empresa a que si esta en crisis reformule su proceso productivo, reformule su reconversión.

Pero en ese proceso de reconversión tiene que actuar participativamente el otro sujeto para decir: “ ¿qué queres, como lo queres y que es lo que vos ofreces en esta reconversión industrial? ” Esto es un proyecto participativo que tiene que ver con la presencia de los actores sociales. No puede ser un acto feudal. Lo que ha hecho el derecho del trabajo es reemplazar el feudalismo de la empresa por un sistema de empresas a participar, es decir donde los poderes de dirección y organización necesitan de la mediatización para que el conflicto no sea realmente salvaje. Y la negociación colectiva precisamente acude a componer el conflicto mediante nuevas soluciones hasta que venga una etapa en que es necesario volver a discutir porque el conflicto se hace de nuevo presente. El conflicto es inherente, es inmanente a la relación laboral pero el derecho del trabajo lo que procura es la solución y la construcción civilizada y pacifica de ese conflicto a través de los medios de expresión y de negociación. Este es todo el misterio del derecho del trabajo. Pues bien ¿qué tiene que ver todo esto con el tema de la ética? Tiene que ver que la ética compleja a diferencia de la ética simple, yo puedo ser un abogado que atienda a mis clientes con toda la probidad y la lealtad. Puedo ser un comerciante que en las relaciones con mis clientes tenga todas las pautas de conducta de corrección. Esto esta bien y es necesario, pero es insuficiente. Lo que tiene que ver con la ética compleja es un proyecto de contar con el otro que no es el mismo que yo, es de entender la diversidad, es entender la multiplicidad de sectores e intereses, es entender la complejidad de lo social, es entender fundamentalmente que nadie se salva solo y que en este buque o nos salvamos todos o no hay ninguna posibilidad. Y esto es tan así que en este momento estamos en un proceso muy atractivo de replanteo cultural, y esto es lo que nos plantea los fallos de la corte. Los fallos de la corte nos están convocando a un debate cultural sobre lo que nuestra constitución dice. No para que sea un hermoso tratado de vidriera sino para que sea discutido en todos los ámbitos.

Yo recuerdo porque lo he vivido que lo más importante que tenia la ley de contrato de trabajo no era solo su contenido que era (...) sino lo más importante es el fenómeno único, inédito en el mundo de que el trabajador lo llevaba a ese librito en el bolsillo de la campera, en bolsillo del saco y que cuando venia la consulta o venia la asamblea o venia a hablar con su empresario decía: “ en materia de jornada la ley...” se transformo en la Biblia laica de la mesita de luz. Cuando el trabajador toma contacto con esa Biblia laica que lee y relee, es lo más revolucionario que acontece porque toma conciencia de sus derechos. Ese librito fue abandonado en el ´76 porque se produjo ese divorcio, esa esquizofrenia entre el mundo normativo y el mundo de la realidad. De lo que se trata es de recomponer esa pareja mal a venir. Nada más.