Jornadas Cuatripartitas de Responsabilidad Social Empresaria

Consenso y Compromiso Evolutivo desde PYMES, Trabajadores, ONG´s, Estado

 

Exposición de Pbtro. Domingo Brecci

Bueno, yo soy Domingo Brecci, ya tengo mis ganados sesenta y seis años, hace cuarenta y dos que soy Sacerdote y creo que cuarenta que estoy trabajando vinculado a esta temática de los social desde lo teórico y de lo practico - investigación, la docencia y el contacto de hace muchísimos años con organizaciones sindicales – Soy de la Cuidad de Buenos Aires y agradezco mucho a la CGT de la Matanza, es un orgullo que me hayan invitado los trabajadores y a la Universidad, a la Junta y todos los organizadores.

Me parece que te olvidaste de preguntar si hay algún empresario acá, que levante la mano. Entonces mi pregunta es a quien le preguntamos, te das cuenta, porque pasa muchas veces y es lo que nos pasa muchas veces a los curas, le hablamos a los que no están. Nos quejamos de los que no vienen. Entonces pobre la gente que viene y cumple se tiene que aguantar no de mi parte porque ya me quite esa costumbre de que “...y porque aquellos...” no, no están, no están los que tendrían que escuchar y eso es serio, porque escuchar no es hacernos caso sino formar parte del debate, de la discusión, estamos hablado de distintos actores sociales y medio de los que estamos acá estamos convencidos de que las cosas que están diciendo ustedes y de las que yo diga, van en la misma línea de ellos también.

Entonces voy a reforzar la acción nuestra, pero me parece que en orden a lo que él presentaba, la empresa existe, van a seguir habiendo empresarios, son actores fundamentales de la sociedad así como lo es el Estado, como es la Sociedad Civil y el Mercado. Estos tres grandes ejes el Estado, la Sociedad y el Mercado y dentro del mercado las empresas, van a existir, van a pesar y tienen el peso principal de la organización económica, del poder económico y por tanto del poder político, así que casi nada. Tratando de interiorizarme en este tema trate de asimilar la definición que en esta hoja que nos entregaron en la carpeta definen como responsabilidad social, no es cierto.

El compromiso de la empresa, es contribuir al desarrollo económico sostenible. Una nueva manera de hacer negocios en la cual las empresas tratan de encontrar un equilibrio entre la necesidad de alcanzar objetivos económicos, financieros, de desarrollo y el impacto social o ambiental de sus actividades. En esto conceptualmente estaríamos bastante de acuerdo. No hace mas que dos días el 11, el señor Manuel Font, que no lo conozco, pero que es de Molinos acaba de decir: “los argentinos no saben valorar o desconocen la contribución de las empresas al crecimiento económico del país” estaba por decir un verso yo también, un verso que hace muchísimo tiempo es decir cada vez que se va a reclamar a los empresarios ellos dicen: “...pero no saben que nosotros somos el motor de la economía del país...” y para quedarse atrás dice: “hay que decir que la rentabilidad de la empresa es la prioridad, aunque suene políticamente incorrecto” yo digo que además es éticamente inaceptable.

Cosa interesante al respecto de este replanteo es este suplemento que salió el martes en Clarín. Me pareció interesante porque ellos plantean un nuevo modelo de empresa y la necesidad de un pensamiento critico al respecto. No les voy a leer demasiado la cosa pero la “realidad social – dice uno de ellos – es muy dura y las empresas tienen que incorporar asuntos como la responsabilidad social empresaria que tiene que ser algo mas que un discurso bonito”. Otro dato que aparece es una publicidad del Ministerio de Educación de ciencia y tecnología, donde esta publicidad oficial que sale con frecuencia dice que para revitalizar la educación técnica argentina, hemos firmado con la asociación empresaria argentina un convenio que permite a treinta escuelas técnicas desarrollar pasantías, etc. no es pintar las escuelas pero más o menos, porque la asociación empresaria Argentina es la que nuclea a los empresarios mas poderosos del país.

Y esas empresas poderosas, las cien más grandes, facturaron durante este periodo un 47,7% mas que hace pocos años y la mas de ingresos de los trabajadores disminuyo, así que tan mal no les va a las empresas a pesar de la crisis que padecimos, no es cierto. Podría mencionar la destrucción de aparto productivo, la desindustrialización, la destrucción de las economías regionales, la privatización de las empresas publicas, la extranjerización de las empresas nacionales, nos ha pasado de todo, mas que el huracán (...)en la Argentina, todos los huracanes que pasaron por el Caribe. Y esto no como una mera circunstancia o casualidad de la historia, sino resultado de un modelo pensado y premeditamente aplicado desde el `75, por eso digo, todo esto, todos los que están acá lo saben y lo podrían decir mejor que yo, pero esto es así. Acá se implanto un modelo, que después necesito de una dictadura militar para ser sostenido, donde se transformo un proyecto de país que estaba basado en la producción por un país que se sostuvo en la especulación. Se cerraron fabricas y se abrieron bancos, financieras y mesas de dinero. Entonces resulta un poquito difícil hablar de responsabilidad social empresaria. Yo tengo que decir que ha habido muchísima irresponsabilidad social empresaria y le doy la bienvenida a todos aquellos empresarios porque existen y van existir y forman parte de la organización de un país que quieran modificar el enfoque de su actividad, pero modificarlo así, no pintando escuelas, sino transformando la esencia misma de su concepción, de la empresa y del funcionamiento de la empresa. Menciono así en una lista que me hice, ustedes podrán completarla, lo que llamo las irresponsabilidades empresarias de estos veinte y cinco año, treinta ya. Vaciamiento de empresas, empresas fantasmas, quiebras fraudulentas, fuga de capitales, venta de empresas familiares para la especulación, sobrefacturación y sub-facturación, eliminación de los aportes patronales con la excusa de dar empleo. Cuales serian a mi modo de entender algunas de las responsabilidades sociales empresarias ineludibles. En primer lugar, procurar el buen funcionamiento de la empresa con una gestión inteligente y responsable, en el rubro en que este eso funcione lo mejor posible produciendo a los menores costos posibles los productos de la mejor calidad posible – esto hace a la naturaleza de la empresa-. Generar empleos, empleos en blanco. ¿Que pasa con la mitad de la población activa en negro en nuestro país? ¿De donde viene? ¿Quién la sostiene? ¿Cómo se mantiene? Tener empleados en negro es una irresponsabilidad empresaria. Lamentablemente, tenemos que decir, que también el Estado tiene empleo en negro y paga en negro. Podríamos hablar de la responsabilidad social del Estado que es como decía el hoy, se esta revitalizando pero el Estado ya ha pasado a un quinto lugar. Otro elemento de la responsabilidad social empresaria es pagar salarios justos y dignos sin considerar que el salario es un costo del producto. Respetar las leyes laborales y los derechos de los trabajadores. Reinvertir las ganancias, la mayor parte en el país, y pagar los impuestos que correspondan. Después de esto que pinten las escuelas que quieran. Conozco algo no mucho y por eso quería hacer alguna mención de algunos principios de la Doctrina Social de la Iglesia, porque muchos de los que impulsan este tema de la responsabilidad social empresaria vienen del mundo católico, del mundo cristiano, del mundo religioso. Habrán sentido una especie de llamado a su conciencia de que las cosas no pueden seguir, aun desde el punto de vista de la supervivencia empresaria. Explotar, explotar, seguir explotando que haya mas pobreza, mas miseria, mas conflicto social, muchos se han dado cuenta de que no conviene para los negocios, porque si la gente no tiene plata para que van a producir ellos, si cada vez que quieren producir algo, alguien le hace un piquete, le cortan la ruta, se le pudren las cosas o se demoran tienen que pagar mas flete. No sé si por filantropía o por conveniencia, algún sector ha planteado esto y dentro de ese sector hay muchos así del campo católico que desde hace muchísimo tiempo se maneja con el tema de las fundaciones.

Las fundaciones como las Caritas de las empresas. Dentro de la empresa, me pareció muy interesante tu distinción, los tipos hacen todo esto que yo mencione antes. Después para fuera tienen a un familiar, a un conocido que atiende los pedidos de la gente que siempre requiere una maquina o computadora una ayuda par un comedor y tiene destinado una partida de su ganancia. Yo no sé ahora como esta funcionando, porque se había pensado en una ley por la cual como sucede en otros países se descontara de los impuestos lo que se diera como donación, no sé si eso, pero que eso puede blanquear cierto tipo de negocio, seguramente que si. Esto funcionaba de esta manera a través de la fundación. Y yo tengo el mismo ejemplo. Si en un lugar tenemos que hacer un comedor, una salita de salud porque el dueño de la empresa despidió doscientas personas no puede ser que después vaya y haga una donación a la escuelita y al centro de salud. Totalmente incoherente y contradictorio. Hay que exigir creo que hoy, hay que rescatar el papel activo del Estado, el Estado es el regulador, se lo había eliminado del papel que tiene que cumplir en nuestro país, entonces el Estado tiene que cumplir el papel activo de supervisar el funcionamiento de las empresas. Hoy recordaba un ejemplo que ustedes los mayores seguro lo habrán escuchado, hasta que punto se pueden distorsionar las cosas y hasta que punto lo único que se puede pensar es en el tema de las ganancias cuando un economista se acuerdan dijo: “ Con tal que fuera rentable era lo mismo fabricar caramelos que acero” ¿se acuerdan? No tiene nada que ver, no es lo mismo fabricar caramelos que acero. Él hizo un calculo de que vendiendo caramelos ganaba tanto y vendiendo acero ganaba lo mismo o menos, mejor fabricar caramelos” un experto de esos gurues de la economía Argentina que pueden decir cualquier cosa, dijo eso. Yo quiero completar lo que les estoy diciendo desde lo concreto, desde lo que todos conocemos, con estos elementos de la Doctrina Social de la Iglesia, yo me pregunto para que sirven. Creo que sirven primero, para el debate que se hace, para tener información, contenidos sobre los que basarse cuando se arma un debate, especialmente si ese debate se arma con gente que se dice católica, no son pocos los empresarios que lo hacen así, pero me parece que sirve, pero además también como para tener un panorama de que hay visiones mas amplias mas universales de las cosas, que lo que nosotros aspiramos y deseamos no es una ficción de una irrealidad.

Hoy suena a ficción y realidad, porque lo que yo les voy a decir esta planteado y dicho desde los ´60 hasta acá desde el Concilio Vaticano hasta la ultima Encíclica del Papa. Que yo sepa nadie, le presto demasiada atención a esto y no creo que se le preste demasiada atención. (...) Importante tenerlo como un recurso si ustedes quieren también ideológico, porque detrás de estos principios hay una institución a la cual le podemos achacar un montón de cosas con razón, pero después nos da elementos para poderlo utilizarlo. Estos principios se basan en una concepción humanista de la persona y de la sociedad, todo lo que dije antes se basa en una concepción utilitarista. El hombre, lo que el hombre hace es una mercancía, es un instrumento, en cambio la Doctrina Social pone en el centro al hombre y también se basa en los valores de la justicia y de la solidaridad. Tiene un fundamento muy particular en el mensaje del Evangelio. Hay dos temas básicos sobre lo que gira todo el pensamiento social de la Iglesia sobre la cuestión económica. Uno, es el destino universal de los bienes, si escuchamos el relato de la creación que quiere decir esto, que Dios hizo todo lo que hay en el Universo desde el fondo del mar hasta la estratosfera, lo hizo para el bien de todos, no para nadie en particular, que de todo eso lo puedan disfrutar todos los seres vivientes, toda la humanidad. El otro dato fundamental que esta muy acentuado en toda la vida, es decir, que esto sirve no solo para los católicos, para los judíos, para los musulmanes, porque esto es parte del relato del génesis compartido por todos. Dios, es el único señor de todas las cosas. ¿Qué quiere decir esto? Que el Hombre no es dueño de nada, es un simple administrador de las cosas y debe dar cuenta de cómo administra las cosas. Consecuencias generales de estas dos cosas. La economía tiene que estar al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la economía. La economía como cualquier ciencia técnica debe subordinarse a la ética. Ustedes en esta hoja que nos dieron hablan de un código ético.

No se puede dar como beneficencia, filantropía, ni siquiera caridad, lo que corresponde darse por justicia. En cuanto al concepto de empresa en particular, es un tema que ya les digo viene debatiéndose desde una visión de la Iglesia abierta a las cosas del mundo, el Concilio Vaticano Segundo de 1965, 40 años atrás se planteo este tema de la empresa, cual es la concepción más acorde al sentido humano de la empresa y ahí se plantea antes que nada que es una comunidad de personas. Se plantea también, el tema de la cogestión empresaria, de la participación en las ganancias y la copropiedad de los medios de trabajo. No los voy a aburrir, pero todo eso esta registrado en los documentos que la Iglesia viene diciendo desde aquella época.

Pero esto parece Argentina año verde, porque hoy que vamos a hablar de esto, si apenas estamos viendo como conseguimos una changa. Esto es lo que a mi un poco me revuelve. Como digo esto, sabiendo lo que esta pasando con el trabajo laboral flexibilizado, con las condiciones de trabajo que se imponen por encima de cualquier ley. Pero esto hay que sostenerlo como dirían algunos, hay que seguirlo predicando, en alguien caerá y hay que sostenerlo. Pero estos son principios básicos de la Doctrina Social de la Iglesia y también se sostiene. Dentro de estas cosas, algo que modifica un concepto que había hasta ahora y que hasta aceptan los que impulsan lo de la responsabilidad social empresaria, que es que la empresa tenga una función social entendida en los términos que acá se ponían. Hay un avance conceptual sobre esto, se dice que las empresas tienen una hipoteca social, es decir no son acreedores de la sociedad, son deudores de la sociedad.

Miren que frase, el único titulo legitimo de la propiedad es el Trabajo. Ahí quiero redondear, plantear entonces, esta es la visión que tenemos, esta la situación en la que estamos, de la que partimos, podríamos decir que de aquí no salimos mas, pero creo que hay cosas que se están moviendo, movilizando, particularmente desde la sociedad civil. Creo que el Estado tiene que reformular su papel y no que el Estado sea el estado empresario. Creo estos tres actores tiene que actuar de una manera distinta. Me parece que estamos como recuperándonos (...) el estado y de la sociedad civil vayamos logrando que algunas de estas cosas se puedan dar.

Gracias