Imprimir este documento

Legislación/Jurisprudencia/Accidentes In-Itinere


ACCIDENTE "IN ITINERE"


 

 

 

 

 

 

 

 

ÁMBITO DE APLICACIÓN. ACCIDENTE "IN ITINERE"

 

 

1) Culpa concurrente. Exclusión de causalidad: Tanto hay culpa del autor como de la víctima del accidente en la producción del mismo: del primero, porque en tanto guardián de una cosa peligrosa debió extremar su prudencia en la conducción del vehículo, haciéndolo de una manera tal que le permitiera dominarlo ante emergencias como la acaecida, cosa que, por lo visto, evidentemente no hizo, como lo ponen en relieve -incluso- su condición de embistente y el hecho de su fuga [doctrina arts. 1113 y concs., C.C., 44, inc. e), L. 7718 y 163, inc. 5), párr. segundo, C.P.C.C.]. Del segundo, porque tripulaba una bicicleta que carecía de frenos y de luz; esta falta de elementos tan indispensables para transitar con seguridad, hace que también en alguna medida, deba reputárselo culpable del accidente que le costara la vida (art. citado, L. 7718), excluyen un nexo adecuado de causalidad entre la conducta de la empresa y el evento fatal acontecido [art. 44, inc. e), L. 7718]. Este último debe, pues, ser reputado una "consecuencia remota" del obrar patronal (art. 906, C.C.), el cual ha sido "en todo caso una ocasión y no una condición del resultado" (Alterini, "Responsabilidad Civil", Ed. Abeledo-Perrot, pto. 284, pág. 231).

ZARATE, E. c/FRIGORÍFICO EL TRIUNFO S.A. IND. COM. Y AGROPECUARIA - T. TRAB. MERCEDES - 24/8/1976

 

 

 

2) Asesinato del trabajador: El asesinato de un trabajador por parte de una organización subversiva, en momentos en que se dirigía al establecimiento en que prestaba sus tareas, constituye accidente "in itinere", indemnizable en los términos de la ley 9688.

MARIANI DE CATELLI, A. c/A.F.N.E. S.A. - C.N.TRAB. - SALA V - 31/8/1978

 

 

 

3) Tiempo de traslado. Cómputo: Conforme la naturaleza de la protección dada por la ley 9688, la responsabilidad del empleador tiene lugar desde el momento en que el trabajador comienza a ejecutar su decisión de trasladarse desde uno a otro de los lugares considerados por la ley (en el caso, desde el domicilio del trabajador hasta el lugar de trabajo con el fin de proseguir allí su prestación para el principal). El trayecto debe considerarse iniciado con el primer movimiento realizado por el trabajador con el fin de ejecutar aquella decisión y él generalmente tiene lugar en el interior de su domicilio en caso de que reinicie las labores. La misma letra de la ley impone concluir que el accidente ocurrido en el domicilio, ya sea al terminar el recorrido o al iniciarlo, se encuentra comprendido en la previsión de la norma.

FIRPO, A.A. c/ESTABLECIMIENTOS TEXTILES SAN ANDRES - S.C. BS. AS. - 2/10/1973

 

 

 

4) Indemnización. Procedencia: Para que proceda la indemnización del accidente "in itinere", la ley 9688 requiere la presencia de una relación entre el trabajo y el riesgo y la causa inmediata, mediata o concurrente. El accidente acaecido a un obrero en el trayecto entre su domicilio y el lugar de trabajo no corresponde que sea indemnizado por el empleador si obedeció a causas de índole familiar o de orden estrictamente personal.

CUEVAS DE CHACON, L. c/UZAL S.A. - S.C. BS.AS. - 7/12/1976

  

 

 

5) Demora en el traslado del trabajador: No puede inferirse sin más, que por el tiempo transcurrido entre la salida del establecimiento y el momento del accidente el actor haya verdaderamente interrumpido el recorrido en interés particular o por cualquier razón extraña al trabajo. No comparto entonces la argumentación en la que se funda la sentencia de autos, cuando sostiene que el accidente que costó la vida al causante aconteció dos horas y media después del abandono del trabajo, lo que evidencia que el trabajador desvió el trayecto entre el establecimiento y su domicilio en provecho o interés propio. Creo que no hay tal evidencia. El trayecto pudo demorarse por diversos motivos, entre los cuales no puede excluirse el que señala el apelante en sus agravios, exceso de pasajeros en las horas pico, desperfectos mecánicos del transporte o traslado a pie durante una parte del recorrido por motivos económicos o indisposición súbita del obrero que lo obligase a su recuperación. En autos también se ha alegado que el obrero tomase un medio de transporte cercano al lugar de trabajo y todo se basa en presunciones. Estas no evidencian, por sí solas, la existencia de la eximente que la ley preve, máxime cuando existe la imposibilidad de aportar prueba que la desvirtúe. (Voto del Dr. Rubio.)

GOMEZ VDA. DE MONTIEL CABALLERO, F. Y OTRO c/FRIGORÍFICO LA PAMPA S.A. - C.N.TRAB. - SALA II - 31/8/1981

B.D. 5 - T 00123 - Documento completo                

 

 

 

6) Prestaciones asistenciales. Admisión implícita: Concuerdo con el "a quo" que, en los accidentes "in itinere" la relación de causalidad entre el accidente y el trabajo debe apreciarse con criterio estricto, porque en este aspecto la protección de la ley es de amplitud máxima, que no cabe presumir la existencia de accidente de trabajo por el solo hecho de haber prestado el empleador asistencia médica al trabajador por cuanto ello puede responder a diversas causas, entre ellas, la buena práctica de disponer de atención médica a los dependientes y no solamente para control de asistencia. Pero en el "sub lite" la situación fáctica es distinta. Aquí no fue el empleador quien prestó la asistencia médica por motivos humanitarios. Fue la compañía aseguradora. Y no se trató de un tratamiento urgente que imposibilitó a la aseguradora hacer una investigación previa. Por el contrario, luego del accidente, el actor permaneció internado durante casi un mes en el hospital San Fernando, donde lo operaron de urgencia por tener fracturas expuestas. De allí en más, fue la aseguradora quien le brindó la asistencia médica por más de 9 meses y quien le practicó una segunda operación quirúrgica por no haber consolidación ósea luego de la primera intervención. También la aseguradora demandada estaba en conocimiento del juez que entendía en la causa penal seguida con motivo del accidente, por lo que pudo cerciorarse de las circunstancias del siniestro para negarse, si en su opinión no correspondía, a prestar la asistencia médica del artículo 26 de la ley 9688 por cuenta del asegurado. Todo ello me lleva a concluir que la compañía aseguradora demandada ha admitido implícitamente, con la asistencia médica prestada en las condiciones señaladas, la existencia del accidente "in itinere" denunciado en la demanda. (Voto del Dr. Vilela.)

NUS, N.R. c/UNION PANADERIL COOPERATIVA DE SEGUROS LTDA. - C.N. TRAB. - SALA I - 30/12/1981

B.D. 5 - T 00134 - Documento completo                

 

 

 

7) Infortunios extraños al trabajo. Responsabilidad del empleador: En autos, el actor fue herido por una piedra mientras viajaba en tren a su lugar de trabajo. Se sostiene en el recurso que ello constituye "fuerza mayor extraña al trabajo" y por tanto se encuentra exenta de responsabilidad. En primer lugar, corresponde señalar que el supuesto invocado puede tener aplicación en los casos en que el infortunio sucede en el lugar de trabajo. Entiende, en relación a los accidentes "in itinere", José Patricio Torre que "...Resulta ajustado a derecho que el empleador responda por las consecuencias de los hechos ocurridos durante el trayecto, por cuanto configuran, asimismo, (r) riesgo profesional que debe asumir conforme el deber de seguridad". Es obvio, entonces, que la defensa esgrimida -y que existía en la ley antes de la reforma que incorporó como tutelados por ella a este tipo de eventos- no puede nunca serle extensiva. Porque es claro que estos infortunios son en sentido estricto "extraños" al trabajo en sí mismo, pero el legislador, no obstante, ha querido incluirlos en el ámbito de responsabilidad del empleador. (Voto del Dr. Lasarte.)

OLIVEIRA DA ROCHA, GUILLERMO c/AGROCOM S.A. - C.N. TRAB. - SALA IV - 15/8/1983

B.D. 3 - T 00251 - Documento completo                

 

 

 

8) Accidente "in itinere". Caracterización: Los accidentes ocurridos en el trayecto del domicilio del dependiente a su lugar de trabajo son indemnizables a tenor de la ley 9688 y la jurisprudencia imperante. El riesgo genérico a que todo transeúnte está expuesto en el diario desplazamiento que su actividad le impone, se transforma en riesgo específico respecto del trabajador que se dirige o vuelve de su ocupación. Para que el siniestro ocurrido en tales circunstancias sea indemnizable, sólo es menester que concurran circunstancias fácticas configurativas de ese riesgo específico inherente al respectivo trabajo.

UMAÑO, JOSE N. c/CASA NICOLÁS ORLANDO S.R.L. - C.N. TRAB. - SALA VIII - 20/5/1986

B.D. 2 - T 00711 - Documento completo            

 

 

 

9) Paro cardíaco no traumático. Ley 9688. Inaplicabilidad: El paro cardíaco no traumático sufrido por el trabajador en la vía pública no responsabiliza al empleador, ya que lo que protege la ley 9688 es el riesgo al que está sometido aquél al transitar en la vía pública más allá del lugar de su desempeño o de su domicilio y ante la existencia de una causa exterior, pero no cuando la causa generadora resulta totalmente ajena a la traslación.

PORCIEL, HILDA I. POR SI Y SUS HIJOS MENORES DIEGO J. Y CRISTIAN S. BLANCO c/CENTRO GALLEGO DE BUENOS AIRES (ASOCIACION CIVIL) - C.N. TRAB. - SALA II - 17/11/1987

B.D. 3 - T 01188 - Documento completo                

 

 

 

 

10) Asesinato del trabajador. Aplicación. Procedencia: La eximente del artículo 4°, inciso b) de la ley 9688, no es aplicable en los casos de accidente "in itinere", por que de lo contrario ningún infortunio de ese tipo sería resarcible en los términos de la ley citada. Sin perjuicio de que no está claro que significa fuerza mayor extraña al trabajo, todos los accidentes "in itinere" pueden ser ocasionados por una causa encuadrable en el supuesto; tanto quien es atropellado por un vehículo como quien -como el causante- es asesinado por un demente. Por otra parte, esta eximente estaba en el texto de la ley 9688 antes de la introducción de la figura del accidente "in itinere", lo que corrobora que no está referida a este tipo de infortunios.

SUAREZ, POLICARPO. c/BODEGAS Y VIÑEDOS LOPEZ S.A.I.C. - C.N. TRAB - SALA IV - 16/6/1989

B.D. 3 - 01466 - Documento completo                   

 

 

 

11) Trayecto que no comienza en el domicilio del trabajador: No constituye accidente "in itinere" el sufrido por el trabajador cuando se dirigía a su trabajo, proveniente de una reunión desarrollada en un lugar distinto de su domicilio. A los efectos de determinar si un accidente se ha producido "in itinere", debe entenderse por "domicilio" el lugar donde la persona tiene establecido el asiento principal de su residencia y de sus negocios (conf. art. 89 Código Civil), y, aún más, atento a la finalidad de precepto, no sería ilógico concebir que el concepto puede hacer referencia a otros lugares, que no reúnan las características antedichas y que, a pesar de ser transitorios, justificaran que el trabajador constituyera allí su habitación (tal podría ser el supuesto de que el empleado residiera alternativamente en su domicilia particular o en el de sus padres.) El criterio para la determinación de los alcances de la responsabilidad en los accidentes "in itinere", lo constituye la habitualidad del trayecto para ir y volver al trabajo, y su conocimiento por parte de la patronal. La cobertura es consecuencia del riesgo de autoridad que hace se considere que el trabajador comienza a encontrarse a disposición de su empleador a partir del momento en que se dispone a dirigirse desde su domicilio directamente al trabajo.

CANO, JUAN C. c/MERCEDEZ BENZ ARGENTINA - C.N. TRAB. - SALA VII - 7/11/1989

B.D. 3 - T 01548 - Documento completo                

 

 

 

12) Reconocimiento del siniestro. Inversión de la carga probatoria. Tipificación: Si en el escrito de conteste, la demanda reconoció la existencia de un evento dañoso, haber realizado la denuncia correspondiente, dado asistencia médica, pagado los salarios por el período no trabajado y depositado en sede administrativa el monto indemnizatorio pertinente, debe considerarse producida una inversión de la carga probatoria, siendo improcedente que discuta la tipificación del siniestro como accidente "in itinere".

MONTAÑA, ELENA c/INSTITUTO DE SERVICIOS SOCIALES BANCARIOS - C.N. TRAB. - SALA VI - 20/3/1992

B.D. 1 - T 01874

 

 

 

13) Atentado criminal: No debe responder el empleador, en los términos del artículo 1° segundo párrafo de la ley 9688, cuando la muerte del trabajador fue consecuencia de un atentado criminal perpetrado en el trayecto hacia su lugar de tareas, pero que reconocía como móvil una cuestión pasional. Es decir que no se trató de un robo por un desconocido, sino que respondió a una causa ajena a la traslación.

DEPAOLINI, JOSE FRANCISCO EUGENIO Y OTRO c/TECNICA TOLEDO S.A. - C.N. TRAB. - SALA I - 29/11/1993

B.D. 3 - T 01971 - Documento completo                

 

 

 

14) Accidente de trabajo. Accidente "in itinere". Concepto de trayecto. Interrupción: No puede entenderse que el trabajador haya distraído su trayecto (en el sentido eximente que esta expresión tiene en la ley) al hecho de que el trabajador no haya seguido el trayecto mas corto entre la estación ferroviaria y su casa, si no medió afectación de esa mayor distancia en algún provecho propio. El sentido de TRAYECTO en la misma norma (art. 1 de la L. 9688) es esencialmente dinámico. El trabajador no tiene por qué conducirse como un autómata; lo que importa es el "ANIMUS" de dirigirse sólo hacia (o desde) su domicilio.

CASTRO, MARIA H. c/BONAFIDE S.A. - C.N.TRAB. - SALA VII - 17/12/1993

B.D. 3 T 01992 - Documento completo                  

 

 

 

15) Accidente ocurrido en la vereda del domicilio del trabajador: La vereda nointegra en sentido estricto el concepto de "domicilio" sino que constituye la "parte final o inicial" del trayecto o recorrido a que se refiere la ley. Ental sentido, si el hecho generador de la incapacidad del trabajador ocurrió enla vereda de su domicilio, debe considerárselo como accidente "in itinere", y procede la responsabilidad indemnizatoria de la demandada.

ZALAZAR, ROBERTO RAMON c/E.F.A. EMPRESA FERROCARRILES ARGENTINOS - C.N.TRAB. - SALA III - 24/11/1995

B.D. 5 - T 02212 - Documento completo                

 

 

 

16) Asalto y asesinato: Si el asesinato del trabajador ocurrio en el trayecto adecuado y en el tiempo que razonablemente le demandaba al causante arribar a su empleo, se configuran las características propias de un accidente "in itinere" (cfr. art. 11/4 de la L. 9688).

CORDOBA, RITA VERTA c/E.F.A. EMPRESA FERROCARRILES ARGENTINOS - CNTRAB. - SALA IX - 4/7/1996

BD 5 - T 02300 - Documento completo              

 

 

 

17) Homicidio: No debe considerarse "in itinere" el accidente sufrido por el dependiente cuando media relación de tiempo y lugar entre el trabajo y el infortunio, pero la causa del siniestro obedece a razones ajenas al trabajo. En tal caso, el crimen de la trabajadora, acaecido cuando esta regresaba del lugar de tareas a su hogar, fue motivado por su negativa a aceptar los requerimientos amorosos del homicida (por mayoría).

CIOCCI, EDUARDO NAZARENO c/ASOCIACION ESPAÑOLA DE BENEFICENCIA DE BAHIA BLANCA (HOSPITAL REGIONAL ESPAÑOL) - SC BS. AS. - 20/11/1996

BD 1 - T 02395

 

 

 

18) Medio de transporte. Bicicleta: La posibilidad de que el trabajador use para dirigirse a sus tareas medios de transporte colectivos es sólo eso, una posibilidad. No se advierte, por otro lado, la pertinencia de exigir al mismo que no concurra a sus tareas en bicicleta, toda vez que, en el caso concreto, el camino elegido por el dependiente era, además, razonable.

DIAZ DE CRISTOFARI, SUSANA DEL C. c/ISE INVESTIGACIONES SEGURIDAD EMPRESARIA SA - CNTRAB. - SALA X - 21/2/1997

BD 4 - T 02447 - Documento completo                  

 

 

 

19) Trabajador que se accidentó haciendo un curso de perfeccionamiento: Debe calificarse como "in itinere" el accidente padecido por el trabajador cuando regresaba a su casa después de realizar un curso de perfeccionamiento solventado por la demandada, destinado a la capacitación del personal que quedaría fuera de la empresa a causa de la privatización y con miras a una nueva reinserción en el mercado laboral. Esto es así, a pesar de que el dependiente estaba desobligado de concurrir a la empresa, pues el compromiso asumido lo obligaba a realizar el curso en cuestión y el siniestro sucedió mientras satisfacía este débito típicamente laboral -los riesgos impuestos a todo ciudadano común que debe trasladarse para cumplir con las obligaciones derivadas de la relación de trabajo- (art. 3º, L. 24028).

CADENAZZI, JORGE EDUARDO c/YPF YACIMIENTOS PETROLÍFEROS FISCALES SA - CNTRAB. - SALA V - 12/9/1997

BD 4 - T 02607 - Documento completo              

 

 

 

20) Desvío del trayecto. Requisitos: Queda comprendido dentro del concepto "in itinere" el accidente sufrido por el trabajador en su propio automóvil cuando llevaba de regreso a sus domicilio a dos compañeros de la empresa. Esto es así, toda vez que tal desvío, que en el caso concreto no implicaba cambiar de trayecto, no se realizó por motivos de interés personal, "caprichoso", desvinculados del trabajo, ni implicó tomar medios de traslación anormales o manifiestamente innecesarios.

PONS, FERNANDO EDUARDO c/SEGBA RESIDUAL SA - CNTRAB. - SALA IV - 23/6/1999

BD 4 - T 02756 - Documento completo              

 

 

 

 

21) Accidente anterior. Alta médica: Si el accidente padecido por el actor lo fue en las proximidades del establecimiento en que se desempeñaba y en su horario de ingreso, nada permite siquiera suponer que no deba ser calificado como "in itinere". No obsta a ello la circunstancia de no tener el alta médica de un accidente anterior (en el caso, tenía licencia hasta el día siguiente al del infortunio) si el trabajador, al considerar que estaba en condiciones de reintegrarse, puso en conocimiento al empleador de tal circunstancia, y éste lo autorizó a hacerlo.

MORALES, HUGO DANIEL c/LA CAJA ART - CFSS - SALA I - 30/9/1999

BD 2 - T 02873 - Documento completo